¿Está la Generación Z preparada para el futuro?

generacion z

En los últimos años hemos vivido una situación sin precedentes, la cual acarreará difíciles consecuencias para el futuro. Y es que, a pesar de que por fin parece que estamos viendo la luz al final del túnel (parece que esta vez es la definitiva), los efectos derivados de la pandemia de covid-19 a nivel social, político y económico pueden convertirse en una seria crisis. Y entre los grupos más vulnerables ante estas situaciones destacan los niños y los jóvenes, quienes parece que van a tener que enfrentarse a las consecuencias de estos dos últimos años.

A este grupo que engloba niños de unos 10-12 años, hasta jóvenes que ya casi rondan los 30 se les conoce como Generación Z. Algunos de ellos ya se han aventurado a la vida laboral y otros apenas empiezan la Educación Secundaria, algunos ni eso.

Y la pregunta que a muchos se nos pasa por la cabeza en estos momentos, ¿están estos jóvenes y niños preparados para el futuro?

¿Qué características definen a la Generación Z?

Antes de responder a una cuestión tan importante, es necesario definir correctamente a qué nos referimos exactamente con la Generación Z.

Las teorías difieren en cuanto a fechas, pero esta generación suele definir a aquellos nacidos entre el año 1995 y el 2010, es decir, los niños y jóvenes de entre 12 y 27 años, aunque puede abarcar un rango un poco más amplio.

Se trata de una generación de nativos digitales, y es que prácticamente han nacido sabiendo utilizar las nuevas tecnologías. No parece que haya dispositivo que se les resista. Además, el uso de las tecnologías está directamente relacionado con otra gran novedad de la actualidad y que la Generación Z también domina, las redes sociales, que han cambiado por completo la forma que tenemos de comunicarnos y la forma que tenemos de mostrarnos al mundo.

Pero estas no son las únicas características que definen este gran grupo social, otras peculiaridades que suelen verse, a nivel general, en los niños y jóvenes son:

  • Gran capacidad de ser influenciados por individuos: son una generación consumidora del fenómeno influencer, personas con gran reputación social en internet a las que siguen y en las que se inspiran. Además, ha surgido una gran individualidad a nivel laboral, los jóvenes pertenecientes a la Generación Z se plantean, cada vez más, emprender de manera autónoma, en lugar de trabajar para una compañía.
  • Son la generación de la inmediatez: las nuevas tecnologías han avanzado notoriamente en los últimos años y como consecuencia de esto las comunicaciones han llegado a convertirse en inmediatas. Los SMS y las llamadas infinitas han sido desbancados por los WhatsApp, en ocasiones en versión de mensajes de voz, de los cuales se espera una respuesta al instante. Se realizan compras a domicilio que llegan en plazo irrisorios, todo es para ya mismo, lo que se traduce en inquietud cuando hay que esperar por resultados a medio o largo plazo.
  • Son seres sociales, pero digitales: ya en el siglo 4 a.C., Aristóteles afirmaba que «El hombre es un ser social por naturaleza», y por supuesto que así sigue siendo. Pero las relaciones sociales y la comunicación con nuestros iguales han cambiado, a causa, una vez más de las nuevas tecnologías. Y quién mejor que la Generación Z para controlar y estar inmersos en este nuevo paradigma. Las redes sociales son las grandes causantes de este nuevo estilo de comunicación, que ha trascendido, incluso, al ámbito laboral.
  • Están adaptados a los nuevos paradigmas sociales: pero no solo ha avanzado la tecnología, sino que en los últimos años también nos hemos dado cuenta que los inminentes cambios que se están llevando a cabo en nuestro planeta requieren de una solución rápida. Y son los niños y jóvenes pertenecientes a la Generación Z los más mentalizados con estos cambios. Además, también tienen la mente más abierta que las generaciones anteriores a la diversidad social.

¿A qué cambios laborales se enfrenta esta generación?

Para analizar la capacidad de adaptación de la Generación Z al futuro, es necesario también entender cuáles van a ser los cambios que viviremos en los próximos años, sobre todo a nivel laboral, que afectará directamente a estos núcleos demográficos, ya que se tratará de la población activa en ese momento.

De este modo, cabe destacar que el futuro del trabajo parece asentarse sobre una serie de premisas principales:

  • Digitalización: vivimos, actualmente, un cambio a nivel empresarial, casi forzoso, hacia un entorno más digital. La presencia en línea es, prácticamente, imprescindible para garantizar la existencia de una compañía. Y esto, en unos años, será aún más notorio.
  • Automatización: muchos de los procesos a nivel productivo que antiguamente llevaban a cabo personas, en la actualidad han pasado a ser realizados por máquinas gracias a la tecnología. Y este cambio, al igual que el anterior, será cada vez más evidente.
  • Trabajo en remoto: durante el confinamiento que vivimos a comienzos de la pandemia de covid-19 en el año 2020, comenzamos a habituarnos al término “teletrabajo” o trabajo en remoto. En la actualidad, se ha asentado como una realidad en muchas empresas y parece que, en un futuro no muy lejano, se irá implantando cada vez en más ambientes laborales.

La traducción conjunta de estos tres aspectos es clara, necesidad de adaptación a las nuevas tecnologías y posibilidad de adaptarse a cualquier cambio que se lleve a cabo en las mismas.

Con este nuevo paradigma, ¿está la Generación Z preparada para el futuro?

Ahora toca responder la pregunta del millón, aunque es posible que con los análisis mencionados en los dos puntos anteriores ya os podáis hacer una idea.

Y es que la respuesta está clara, la Generación Z está totalmente preparada para el futuro. No solo a nivel académico y en cuanto a conocimientos, ya que se trata de grupos de edad con fácil adaptación a los cambios tecnológicos, sino también en el sentido anímico.

Muchos de estos jóvenes ya vivieron la crisis de 2008 y en estos dos últimos años han vivido situaciones que nunca antes nos hubiéramos planteado, preparándoles, sin darse cuenta, para afrontar situaciones difíciles y seguir adelante.

Como sociedad, podemos hacerles el camino aún más sencillo, impulsando medidas que mejoren la calidad de vida a nivel medioambiental y ofreciéndoles facilidades para que se preparen mentalmente para el futuro, como con el Mentoring Educativo, que otorga las herramientas necesarias para aprender a priorizar, a organizarse, a gestionar las emociones y, sobre todo, a gestionar correctamente el tiempo productivo, algo sumamente útil para el futuro laboral.

Últimas entradas